Los niños no son solo nuestro futuro,

tambien representan la parte mas

importante de nuestro presente...

Respuesta a la Necesidad

Inmediatamente de abrir las puertas de la iglesia Cristiana de Jamaica, en Cali, Marino y Carmenza encontraron a una comunidad necesitada que gritaba por encima de cualquier mensaje que ellos quisieren predicar. La verdad es que habían muchos niños necesitados y aun maltratados por sus padres o guardianes, y la necesidad de ayudar a tantas víctimas inocentes era inmediata.

Procedieron a comunicarle al Rev. Cubero la necesidad que tenian tantas familias de esa zona el cual autorizo establecer "La Fundación Cristiana de Jamaica." La cual llevaría por meta, suplirles alimentos, abrigo, ropa y educación a todos los niños hasta que no tuvieran abasto.

Era una meta inmensa tratar de suplirle a toda una comunidad de niños con muchas necesidades, pero lo logramos! Atravez de los años hemos visto muchas caritas contentas y felices porque su hambre fue saciada o simplemente porque se le hizo un obsequio. No hay manera de expresar la satisfacción que trae poder ayudar a un niño a obtener su educación y mantener una salud sana con una enseñanza santa basada en las sagradas escrituras.

Como lo logramos..?

La verdad es que aunque hemos trabajado con los niños por años, las necesidades solo aumentan, es muy difícil pasar por desapercibido a una familia completa en necesidad o no suplirle medicina a un enfermo. Cuántos niños vagando en las calles porque

sus padres no tienen para pagarle la escuela, cuántos niños llorando de hambre trabajando a tan temprana edad, todo eso es imposible de ignorar.

Desde el principio los miembros de la Iglesia Cristiana de Jamaica, Inc. en Nueva York hicieron personal la meta de la fundación en Cali, Colombia. Cada familia se comprometió a patrocinar a un niño con necesidad donando una cantidad mensual a la cual se le añadía ofrendas recaudadas por medio de pro templos entre nuestra misma iglesia. Cuando la cantidad recaudada no era la meta de ese mes, que era casi nunca, la iglesia cubría la diferencia para que la fundación no se viera afectada y consecuentemente las personas necesitadas.

Nuestra Iglesia en Nueva York es una iglesia humilde, que cuenta con alrededor de 100 miembros pero el amor y la voluntad de ayuda es inmensurable. Es por eso que la fundación en Cali, Colombia es un éxito y aunque muchas veces quisiéramos hacer mucho más de lo que nuestras finanzas nos lo permiten

nunca perdemos la esperanza de alcanzar nuestra meta. Sabemos que hay muchas personas alrededor del mundo con la necesidad de ayudar porque Dios se los hizo sentir de esa manera y oramos para que cada donación sea multiplicada en sus vidas en forma de bendición y salud.

Cada miembro de nuestra iglesia o donador puede contar con la certeza que su contribución es usada para ayudar a una comunidad muy pobre pero sobre todo es usada para predicar la palabra de Dios y alcanzar las almas para Cristo. Es una satisfacción trabajar en tan maravilloso ministerio. Bendecimos a los pastores Carmenza y Marino por su esfuerzo inhumano para que este proyecto y visión de Dios fuera hecho realidad, gracias a nuestro mentor, pastor y amigo el Rev. Pedro E. Cubero por creer y ver el potencial en cada uno de los líderes bajo su pastorado.